sábado, 14 de enero de 2017

Probando el kit de esmalte permanente Pink Gellac I

Hace unas semanas me llegó desde Pink Gellac un kit de esmaltado permanente.

¿Qué es el esmalte permanente?

El esmalte permanente tiene varios nombres (muchas veces se le llama según la marca): gellac, shellac, gelish, etc. Es un esmalte que no se seca al aire, sino con una lámpara UV o LED (según la marca), y además resiste hasta 14 días sin desconcharse (a veces incluso más).



Quienes seguís mi blog desde hace tiempo recordaréis que antes ponía muchos looks de uñas y manicuras que me hacía, y desde hace bastante tiempo este tipo de posts han desaparecido. La razón está en mi falta de tiempo actual, antes vivía con mis padres y disponía de mucho tiempo libre, ahora entre el trabajo, la casa, ir al gimnasio, ver a mis amigos, etc., no logro sacar tiempo para pintarme las uñas. Sobre todo porque pintarse las uñas requiere algo más que el tiempo que tardas en pintártelas con dos o más capas, sino que hay que sumarle el tiempo que tardan en secar más una hora prudencial en la que no vayas a hacer nada con las manos para evitar golpear o tocar algo y echar el esmalte a perder. Ah, y es altamente recomendable pintártelas varias horas antes de irte a la cama, porque si no, aunque hayan pasado un par de horas y dependiendo de la calidad del esmalte, se te quedarán las sábanas marcadas. Todo un show...

¿Qué ventajas tiene el esmalte permanente?

Por eso me puse tan contenta al recibir este kit porque, a diferencia de los esmaltes normales, el esmalte permanente tiene las siguientes ventajas:

-Se seca en pocos segundos y de manera definitiva.
-Dura hasta 14 días sin desconcharse (si te lo aplicas correctamente). Conservas tu nail art impecable durante mucho más tiempo.
-Tiene un brillo superior y duradero
-Es fácil de aplicar y se puede hacer en casa
-Económico, porque cada vez que he ido a preguntar precios en salones de estética me he llevado un  buen susto.
-No despide vapores de olor fuerte como el gel

¡Aunque ya solo por el ahorro de tiempo considero que vale la pena! Así que sin más, os presento el kit:




Por un lado, me vino el kit de inicio básico, que contiene todo lo siguiente:
  • 1  Esmalte en gel de 15ml del color 156 Tropical
  • 1  Lámpara LED Pink Gellac (va enchufada a la corriente)
  • 1  Pink Gellac Base2
  • 1 Brillo Ultra Shine 15ml
  • 1  Limpiador de uñas Cleaner 50 ml
  • 1  Lima de uñas 240-180
  • 1  Palito de naranjo
  • 10 Toallitas limpiadoras de uñas
  • 10 Bolsitas quitaesmalte
  • Folleto explicativo 
Además, también recibí, aparte, el Primer (15 ml) y cinco esmaltes más de la colección "Disco Glam" en los tonos 204 Diamond Silver, 205 Burgundy Red, 206 Bedazzled Purple, 207 Funky Teal y 208 Glorious Gold:



El Primer es un producto opcional, se usa cuando tienes las uñas débiles y quebradizas para facilitar el agarre del esmalte (o si vas a tener las manos en contacto con el agua frecuentemente). Hay que destacar que los esmaltes de Pink Gellac se curan tanto con lámparas LED como UV  (no son el mismo tipo de luz, aunque se parezcan. Es importante confirmar que tus esmaltes y tu lámpara son compatibles antes de comprar productos.)

sábado, 31 de diciembre de 2016

7 razones por las cuales estás usando mal tu protector solar

¡Hola a todas de nuevo!
Una de las consecuencias positivas de mi tratamiento con Roacutan (del que os he hablado largo y tendido últimamente) es que me ha hecho extremar mis cuidados con la piel, especialmente en lo que respecta a la protección solar, ya que el tratamiento te hace muy sensible a las manchas y la pigmentación irregular, un problema que las pieles oscuras de por sí ya sufrimos mucho.
Hace unos años ya os hablé sobre la importancia de protegernos adecuadamente de la radiación solar para evitar efectos negativos como quemaduras, hiperpigmentación, envejecimiento prematuro o incluso cáncer de piel.

Aunque ya he terminado el tratamiento, sigo usando un gel despigmentante por las noches, y he mantenido la costumbre de usar protector solar en la cara diariamente. Espero continuar con ella, ya que me ayudará a evitar las dichosas manchitas (las pieles oscuras como la mía son muy proclives a las manchas y al exceso de pigmentación),

Hoy os quiero dar unos consejos, algunos de ellos proporcionados por mi dermatólogo, sobre cómo proteger vuestro cutis correctamente para evitar estos temibles efectos:

  1. Lo usas solo en verano o cuando vas a la playa
    ERROR. Salvo que vivas en la parte más septentrional de Europa, donde dejan de ver el sol durante seis meses al año, el sol brilla todo el año. Que sus rayos calienten menos en invierno que en verano no quiere decir que las radiaciones dejen de estar ahí. Evidentemente en invierno nos da muchísimo menos el sol porque los días son más cortos y suele hacer peor tiempo, pero la protección se debe usar todo el año.

  2. No la usas si el día está nublado
    ERROR. Seguro que conoces a alguien que se haya quemado en la playa a pesar de que el día estaba nublado (o a lo mejor te ha pasado a ti). ¿Y esto por qué sucede? Porque la radiación solar sigue atravesando las nubes, aunque no nos lleguen los rayos. Tienes que seguir protegiéndote.

  3. Solamente te la aplicas una vez al día.
    O te compras una hidratante diaria con SPF y con eso ya te consideras protegida todo el día. ERROR. ¿Sabías que la duración de los filtros solares es de aproximadamente 3-4 horas ya que se terminan degradando? Aplicarte la protección por las mañanas y no volver a renovarla durante el día es prácticamente como no llevar nada. ¿Por qué crees si no que los dermatólogos recomiendan renovar la aplicación con frecuencia? Un tubo de protector facial no ocupa mucho en tu bolso, acostúmbrate a aplicártelo unas tres veces al día. Si te pasas el día metida en la oficina como yo, a lo mejor solo necesitarás aplicártela por la mañana y antes de salir de trabajar.

  4. Te lo aplicas justo antes de exponerte al sol.
    ERROR.
    Los filtros solares químicos (que son los que se absorben en la piel y no te dejan residuos blancos en la cara) necesitan un tiempo mínimo de absorción para proteger tu piel. En el rato que hay entre la aplicación y la absorción de los componentes estarás desprotegida. Las marcas suelen aconsejar unos 20 minutos antes de la exposición al sol.


  5. No usas la cantidad suficiente o lo aplicas mal
    ERROR. Una cantidad insuficiente de producto reducirá el nivel de protección. Según la Asociación Española de Dermatología y Venereología, la cantidad recomendada es de 2 mg por  cm². Evidentemente no vamos a sacar la cinta métrica y la balanza cada vez que vayamos a echarnos loción, pero hay que aplicar el sentido común y no ser ratas a la hora de dosificar la cantidad que nos echemos, además de aplicarla de forma homogénea por todo el rostro para evitar quedar con zonas más claras que otras.

  6. No usas el factor adecuado según tu tipo de piel
    ERROR. Si usas un SPF menor del que te corresponde corres el riesgo de sufrir quemaduras. Es decir, si eres blanquita y pelirroja, sería una calamidad usar un SPF menor de 50.  Aunque la normativa europea prohíbe etiquetar los filtros solares con un SPF tipo "pantalla total" ya que se supone que por encima de +50 es inútil (o sea, que la diferencia entre un SPF 50 y un SPF 80 es mínima. Puedes leer más sobre este tema aquí).

  7. No lo agitas antes de usarlo ERROR. Los componentes de muchos protectores solares suelen ser difíciles de disolver correctamente en el excipiente (especialmente el óxido de zinc y el dióxido de titanio) y tienden a separarse un poco dentro del envase (lo notarás sobre todo cuando veas que hay como un líquido que se separa de la crema o loción). Esto no significa que el producto esté en mal estado, sino que es normal por la propia naturaleza de los bloqueadores solares. De ahí que siempre se indique el tan manido "agitar antes de usar". No es en vano, si te aplicas el producto sin haberlo agitado corres el riesgo de estar echándote el excipiente (es decir, la crema/gel que sirve de vehículo) dejando los ingredientes protectores dentro del envase.
Espero que os hayan servido estos consejos para que mantengáis vuestro cutis protegido de los efectos nocivos de la radiación y libre de manchas. A lo mejor te puede parecer un rollo lo de aplicarte la protección de manera tan religiosa, pero en realidad el esfuerzo es mínimo: aplicarte por la mañana después de lavarte la cara, volver a echarte a mediodía y luego por la tarde (y esto en verano, en invierno son menos aplicaciones). Yo siempre llevo mi tubo en el bolso y cuando voy al baño aprovecho para aplicarme un poco.

Otro día os hablaré de los protectores solares que he usado y cuáles me han gustado y cuáles no.
¡Hasta la próxima y feliz año!


¿Te ha gustado este post? Compártelo y haz difusión:

sábado, 10 de diciembre de 2016

¿El Roacutan causa depresión?

Hola a todos, este post me ha costado muchísimo escribirlo porque es muy personal y aquí voy a contar cosas que ni algunos de mis amigos saben a día de hoy. Pero creo que estoy en el deber de hacerlo para ayudar a otras personas y evitar que pasen por lo mismo que yo.

En los dos posts anteriores donde contaba mi experiencia tomando Roacutan para el acné comentaba los efectos secundarios físicos como labios resecos y rajados, piel débil, hiperpigmentación, etc. Sin embargo, finalizado el tratamiento, tengo que hablar sobre otro efecto secundario muy importante. Para comenzar, pondré una imagen del prospecto que acompaña esta medicación:



Entre los efectos secundarios raros (1 de cada 1000 personas) hay trastornos psiquiátricos como depresión, pérdida del placer, falta de concentración, etc. Muy bien, ahora me limitaré a contar mi experiencia personal, en lo que respecta a esta advertencia concreta.

viernes, 2 de diciembre de 2016

Seur la vuelve a liar...


¿Recordáis la historia que os conté en este post de hace varios meses? Jamás me podría haber imaginado que fuera a repetirse la misma historia, pero así ha sucedido.

Resumen de la historia para no aburriros: una empresa se ofreció a enviarme un producto para reseñarlo en el blog. Me envían un mail con un link para hacer el seguimiento del paquete, que debería haberme llegado un viernes. El viernes me fui de la oficina a mediodía y hasta el lunes no volví.
Al consultar el enlace nuevamente y ver que el paquete ya había sido entregado, le pregunto a la recepcionista. Me dice que el viernes solamente llegó un paquete y era para otro chico de la oficina. Empiezo a ponerme de los nervios.
Me pongo en contacto con la empresa, que después de hacer varias indagaciones, consigue el acuse de recibo firmado por una persona que no conozco de nada y que no trabaja en mi empresa. A saber quién es.

lunes, 28 de noviembre de 2016

La vida después del Roacutan (+ fotos del antes y el después)

Llevo sin poneros al día sobre mi experiencia con el Roacután desde mi post del mes de febrero. Por diversas causas de tipo personal no he podido postear en el blog en los últimos tiempos, así que toca actualizarme un poco.

Antes que nada comenzaré con un breve resumen sobre la evolución del tratamiento: ha durado nueve meses, de finales de noviembre hasta el último de agosto este año. Comencé tomando una dosis de 20 mg y después de comprobar que mi hígado lo toleraba bien se me subió a 30 mg durante varios meses. Después, finalizando el tratamiento, bajé a 20 mg el penúltimo mes (julio) y 10 mg el último (agosto).

La peor fase ha sido la de 30 mg. La sequedad de mis labios era insoportable, se me levantaban tiras de piel practicamente y me la pasaba quitándome los pellejos, que es contraproducente, pero no podía evitarlo, y terminaba haciéndome sangre. A veces incluso se me rajaban los labios solo por reírme o abrir mucho la boca. Aquí tengo una foto de mis labios rajados:



También me salieron boqueras en las comisuras de la boca, que son bastante molestas. Resumiendo: he estado más de nueve meses sin pintarme los labios, pues la combinación de labios despellejados + labial mate no es nada bonita ni agradable. Durante este tiempo mis inseparables amigos han sido el bálsamo reparador labial y la vaselina neutra de Deliplus (en este tiempo debo de haber gastado dos latitas enteras). Me aplico primero el bálsamo y por encima la vaselina, y consigue sellar bastante la hidratación en la piel de los labios. Además de tratar de beber mucha agua.

miércoles, 20 de julio de 2016

¡Dejemos de meternos con el peso de la gente!!!


Imaginaos que os quejáis de que hace mucho calor y os responden  “Eso es porque estás muy gordo/a, si adelgazaras verías como no te sofocarías tanto”. O que me encuentro con un amigo al que hace tiempo que no veo y lo primero que le digo es “Chico, qué gordo estás, deberías dejar de hincharte a bollos”. O que, sencillamente, me dedicara a ir diciéndole a la gente que está gorda y que se ponga a dieta, aunque nadie me pregunte mi opinión.

¿Qué pensaríais de mí si hiciera todo esto? Probablemente el 99% pensaréis que soy una imbécil y una hdp con todas sus letras, y que mi actitud sería cuanto menos denunciable. Y con razón (aunque esto no quita que haya gente a la que le da igual todo y suelta sandeces como estas o a veces incluso peores).

Ahora pongámonos en el caso opuesto, imaginaos que os quejáis de que hace frío y alguien os responde “Es que estás muy flaca/o, si engordaras un par de kilos no serías tan friolero/a”.

AddThis

CIAO