lunes, 29 de febrero de 2016

¿Funciona el Roacutan? Mi experiencia


Antecedentes

Vuelvo a la carga con un post que llevo un tiempo con ganas de escribir. Como ya habréis leído por aquí, llevo años luchando contra el acné. Por una cuestión de dejadez y pereza, y por el hecho de que mis ataques eran intermitentes, no iba al dermatólogo, pues cuando empezaba a preocuparme y a planteármelo de repente...¡alehop!, se me iba el acné y me olvidaba del tema hasta que meses después me salía otro brote y así en un patrón cíclico durante años. Entre tanto, iba probando productos que me funcionaban al principio, y cuando dejaban de hacer efecto probaba con otros.

El último truco que me funcionó fue la limpieza con aceite de la que os hablé en este post. al principio iba genial, pero después no solo se me empezó a hacer pesado sino que el acné volvió y esta vez no como los típicos granitos con cabeza amarillenta o rojiza, sino como quistecillos de grasa subcutáneos que no se iban, así que iba por la vida con la cara como un cartel en braille. También probé el peróxido de benzoilo: me secó los granitos y la piel, me arruinó un par de sábanas y toallas (destiñe los tejidos), pero fue ineficaz con los bultitos internos.

Finalmente el mes de noviembre me decidí a ir a una clínica dermatológica bastante conocida en Barcelona y con buenas reseñas y referencias. Sucedió lo que yo más temía: la doctora me recetó isotretinoína, que no es más que el principio activo conocido como Roacután, pero que cambia de nombre según el laboratorio que lo comercialice: Roacutane, Accutane, Dercutane, etc. El mío es concreto es Dercutane.

Reconozco que antes de este momento, sentía mucho recelo por el roacután. Había oído historias sobre cómo resecaba la piel, las mucosas, los ojos e incluso cómo podía aumentar los síntomas en personas depresivas y la verdad es que la idea de tomármelo me daba bastante miedo. Pero la doctora me tranquilizó y me explicó que los efectos secundarios eran muy raros, y los más comunes eran sobrellevables.

Además, hablé también con una amiga (¡hola Rose!) que se lo estuvo tomando y después de oír su experiencia me quedé mucho más tranquila. Una de las cosas que más me preocupaban era el no poder llevar lentillas (debido a la sequedad ocular) durante el tratamiento, ya que con las gafas, debido a mis problemas de visión, veo la mitad y esto me dificultaría enormemente la vida, pero la dermatóloga me dijo que podría seguir usándolas sin problema, tomando la precaución de hidratarme los ojos regularmente con lágrima artificial.

Mi experiencia 

Así que aclarado todo esto, comencé el tratamiento (con la concentración de 20 mg), no sin cierto escepticismo. Da la casualidad de que cuando lo comencé mi acné estaba bastante calmado y tenía la cara en un estado aceptable. En cosa  de una o dos semanas comencé a notar cambios.

-Los granitos se fueron. No tenía muchos cuando comencé el tratamiento, pero el 90% se habían ido. Dos semanas después me quedaba algún bultito interno rebelde que iba reduciéndose de tamaño poco a poco.


-La piel y los labios se me comenzaron a resecar. Lo de los labios lo sobrellevo untándome mucho cacao. Nota personal: tras probar bálsamos de todo tipo he llegado a la conclusión de que no hay nada mejor que la vaselina neutra.
Lo más curioso ha sido lo de la piel. En el cuerpo no he tenido gran problema, me aplico mi hidratante de siempre y tampoco he sentido más picores de lo que me viene siendo habitual en invierno, pero en la cara ha sido un cambio radical, porque he pasado de tener una piel grasa que no aguantaba cuatro horas maquillada, siempre llena de brillos, a tener la piel normal tirando a seca. Este cambio casi ha sido hasta agradable para mí,ya no tengo que luchar contra la grasa y cualquier hidratante no demasiado grasienta ya me va bien.

En los ojos, que era lo que más miedo me daba por el tema de las lentillas, no he notado ninguna sequedad mayor a la habitual, aún así me curo en salud aplicándome gotas lubricantes frecuentemente.

La doctora me advirtió de que las primeras semanas podría producirse un efecto rebote y llenárseme la cara de granos y que esto era normal pero para mi suerte esto no sucedió. Lo que sí me pasó fue que se me llenaron la nariz y la barbilla de impurezas (puntos blancos) y me la pasaba frotándome esas zonas con una toalla húmeda para quitarlas pues tan pronto como las eliminaba volvían a salir.

Aparte de esto, he tenido que dejar de usar mi base de maquillaje mate de Kiko, porque me resecaba un poco, y he comenzado a usar una de Sleek que tenía aparcada porque la primera vez que la usé me dejó la cara grasa y con brillos.

La única incomodidad es que la piel alrededor de la boca y en las mejillas se seca muchísimo más, y tengo que poner especial cuidado en hidratar bien esas zonas.

-Se me han aclarado las manchas y las cicatrices (en apenas un mes ya veía diferencias, tanto yo como la gente que me conoce). Esto ha sido lo más inesperado por mi parte. Llevaba varios meses aplicándome base de maquillaje diariamente, hasta para ir al gimnasio (tal era mi complejo) hasta que un día me estaba preparando para ir a trabajar y al mirarme al espejo me di cuenta de que no necesitaba taparme las marcas y que no me daba tanto miedo salir con la cara al natural. Ahora lo único que me aplico es una BB Cream para hidratar  y dar un poco de color y un poco de corrector para tapar las ojeras de zombie. Esto ha sido verdaderamente liberador, había llegado a un punto en el que era incapaz de salir de casa sin echarme base y esto, aparte de no ser bueno para la piel, era casi como una esclavitud. Ahora me siento mucho más libre al poder llevar la cara (casi lavada).

Precauciones y riesgos


Atención: la isotretinoína es un tratamiento muy fuerte y no se puede tomar ni por tu cuenta ni de cualquier manera.
Primero, es un teratógeno demostrado, es decir, que provoca graves malformaciones en el feto en caso de embarazo, así que si vas a tomar este tratamiento no puedes estar embarazada ni quedarte ni durante ni hasta tres meses después de finalizado el tratamiento (hay quien recomienda hasta 6-12 meses de plazo incluso).
De hecho el médico te hará firmar un consentimiento donde reconocerás ser consciente de las consecuencias si te quedaras embarazada.

Por otro lado, la isotretinoína también puede alterar la función hepática, al metabolizarse principalmente en el hígado, lo que provoca una subida del colesterol y los triglicéridos. Esto debe ser controlado regularmente mediante análisis de sangre (mi dermatóloga me los ordena siempre antes de cada visita, y afortunadamente mi hígado parece estar llevándolo bien). Por este motivo no deberás consumir alcohol durante el tratamiento (una copita de vino en alguna ocasión especial no tendría por qué hacerte daño, pero olvídate de salir de copas los fines de semana). Es un punto a tener en cuenta si tomas la píldora, ya que también suele afectar al hígado, tu médico deberá estimar lo mejor para ti. Tampoco podrás donar sangre mientras estés en tratamiento.

De hecho, está tan controlada la administración de este fármaco, que al comprar cada caja en la farmacia, aunque lleve una receta de un médico privado, me piden el DNI y se quedan con la receta original. Por lo tanto sólo puedo aconsejar ir a un profesional y no jugar con tu salud, y acudir a tu médico ante el menor síntoma adverso.

Otra cosa es que mientras estés con el Roacután deberás evitar la depilación con cera en zonas delicadas como la cara, ya que la piel se fragiliza. Os lo digo por experiencia: ya me he desollado dos veces la piel del labio superior al hacerme la cera y además de ser muy doloroso, te queda durante días una herida muy fea. Tampoco puedes hacerte ni piercings, ni tatuajes ni depilarte con láser o luz pulsada, ya que puedes acabar con cicatrices, queloides, manchas, o incluso infecciones al no cicatrizar bien la piel. Cualquier cosa que implique agredir, aunque sea ligeramente, la piel puede comportar riesgos de lesiones, infección y mala cicatrización.Y por supuesto, ahora más que nunca deberás usar protección solar de un factor alto (>30 SPF) cuando salgas a la calle, aunque sea invierno y/o esté nublado, ya que el roacután es altamente fotosensibilizante y te quemarás antes de que te des cuenta.
¡Ah, y tampoco se puede donar sangre!

Valoración personal

Resumiendo, estoy contenta con el tratamiento y me arrepiento de no haber ido antes al dermatólogo, me habría ahorrado muchas cicatrices y muchos complejos y quebraderos de cabeza, pero nunca es tarde si la dicha es buena. Por ahora me acaban de subir la dosis, ya que mi hígado lo está tolerando bien, para así acortar el tratamiento. Y cuando éste termine (e imagino que después del verano) he hablado con la doctora sobre hacerme algún peeling o tratamiento antimanchas para terminar con las cicatrices que pudieran quedar y tratar de recuperar mi cutis de hace algunos años al menos.

¿Tú también has tomado Roacután? ¿Quieres contar tu experiencia?

¿Te ha gustado este post? Compártelo y haz difusión:

AddThis