domingo, 18 de junio de 2017

¿Para qué sirven los batidos de proteína?

Hola a todos

Hoy vengo con un post un poco educativo sobre un tema sobre el que casi todo el mundo tiene alguna opinión pero del que poca gente sabe: los famosos batidos de proteínas.

Llevaba tiempo queriendo escribir este artículo porque yo he tomado proteínas en diversos momentos de mi vida, y las reacciones de la gente cuando se enteran son de todo menos buenas:
  • ¿Pero tú también te metes esas porquerías?
  • ¿Eso no es malo para la salud?
  • No sabía que querías dedicarte al culturismo (???)
  • Las mujeres con músculos se ven horribles
  • ¿No te da miedo estar metiéndote hormonas
  • A ver si no te va acabar saliendo pene (palabras textuales)

Lo más frustrante de todo es que estas frases las han pronunciado personas que, como el 80% de la población, no tienen ni idea de qué contienen estos polvos. Pero no pasa nada, nunca es tarde para aprender.

¿Para qué sirven los batidos de proteínas?

Se trata de un suplemento dietético que se consume para impedir el catabolismo muscular, es decir, la destrucción de masa muscular que puede ser provocada por un entrenamiento intenso. Consumidos en los 30-40 minutos siguientes al fin de la actividad física, son absorbidos por el cuerpo al instante y llegan al músculo rápidamente y a tiempo para efectuar su reparación. Hay quien toma estos batidos porque tiene como propósito conseguir un cuerpo musculoso y no se puede permitir perder ni un gr de esa masa muscular que tanto le ha costado desarrollar; otros los toman sencillamente para perder peso sin quedarse "esmirriaos". He aquí una imagen que describe la diferencia entre un porcentaje de masa muscular bajo (maratonista) y uno alto (atleta):

¿Cuál de las dos tiene un aspecto más saludable?

¿De qué están hechos los batidos de proteínas?

Lo primero y más importante: los batidos de proteínas no contienen ni hormonas, ni esteroides, ni anabolizantes ni drogas de ningún tipo (demasiado baratos los estarían vendiendo entonces para ser drogas...)
Se trata simplemente de un producto hecho de proteínas de leche (la gran mayoría) o vegetales (soja, guisante, etc.).


Veréis que en la gran mayoría de estos productos viene indicado en el envase “whey protein”. Así se llama en inglés la proteína de suero de leche, que se obtiene durante la fabricación de algunos quesos y otros productos lácteos. A  este suero se le quita la grasa y la lactosa, resultando la proteína aislada o “whey protein isolate”, que en muchos blogs y páginas traducen incorrectamente como “isolada” (¡esta palabra no existe en español!). Este tipo de batidos de proteína aislada tienen un porcentaje altísimo en proteína por cada 100 gr, por eso suelen ser los más consumidos con fines deportivos. Son muy ricos en aminoácidos de cadena ramificada.

Los bebés, enfermos y ancianos también la consumen 

¿Sabíais que la leche de continuación para bebés contiene proteína de leche? ¿Y que se le administra a enfermos, personas operadas, encamadas y ancianos? Si alguna vez has ido al hospital a visitar a alguien operado del sistema digestivo, seguramente habrás visto los sobres de proteína que les dan para comer.
Ingredientes de la leche de continuación Nidina

Ventajas de los batidos de proteína

  • Previenen la pérdida de masa muscular.
  • Tienen una disponibilidad biológica muy alta, es decir, el cuerpo absorbe sus nutrientes muy rápido.
  • Aceleran la recuperación muscular.
  • Reducen la fatiga.
  • Son una fuente de calcio.
  • Refuerzan el sistema inmune.
  • Son saciantes

Inconvenientes de los batidos de proteína

  • No hacen milagros. Recordémoslo: no hacen que te crezcan los músculos, pero ayudan a que no pierdas lo que ya tienes. Y también tienen un contenido calórico (unas 100 kcal aprox. por toma), que aunque no sea muy elevado hay que tenerlo en cuenta si estás siguiendo una dieta estricta para bajar peso.
  • Al ser un derivado de la leche, no es un producto aconsejado si tienes intolerancia a la lactosa, a pesar de que ha sido deslactosado en gran porcentaje. Mejor optar por proteínas veganas a base de soja o guisante.
  • Pueden provocar algunos trastornos digestivos.
  • Es un producto caro. Un bote de aprox. 2 kg (unas 60 dosis) suele costar entre 30€ y 40€, dependiendo de la marca, tipo, composición, etc. Cuanto más pura, más cara.
  • Los restos huelen fatal. Si quieres saber a qué huele la guarida de Satanás, deja un mezclador con restos de batido cerrado durante varias horas y luego ábrelo.
    El hedor es tan asqueroso que te costará incluso quitarlo del mezclador, por más que lo laves. Aconsejo pasarlo bien por agua antes de meterlo en la bolsa (si lo consumes en el gym) y luego lavarlo y dejarlo secar bien nada más llegues a casa. El que avisa no es traidor.
  • Hay que controlar mucho los ingredientes. Algunos ofrecen un contenido de proteína ridículo (inferior a 20 gr por cacito), especialmente las marcas estadounidenses, ya que las leyes ahí les permiten "mentir" sobre el porcentaje real de proteína que contienen los batidos. En Europa la normativa es mucho más restrictiva y les obliga a indicar la cantidad real de proteína de los productos, por lo que es más seguro comprar batidos fabricados en la UE. Tambien hay que tener en cuenta que muchas marcas están cargadas de edulcorantes artificiales y suelen tener un sabor bastante empalagoso y artificial (yo de hecho les cogí tanto asco que estuve un año sin tomarlas). Es difícil dar con una cuyo sabor y textura te gusten, pero por mi experiencia personal, las que están edulcoradas con sucralosa exclusivamente, suelen tener un sabor bastante aceptable (es el único edulcorante artificial en mi opinión que no sabe demasiado a químico). También las hay con Stevia, pero como odio su sabor no me pienso molestar en probarlas.
En mi caso, yo empecé a tomar batidos hace dos años, después de que un preparador físico me hiciera un plan y me las incluyera. Por aquel entonces yo tenía una actividad física intensa (hacía natación 2 veces por semana +  3 o 4 sesiones de ejercicio en sala), así que me tomaba un batido después de cada sesión ya fuera de gimnasio o de piscina. Después, el año pasado tuve un parón importante en mi actividad física por razones personales, así que dejé de tomarlas (además, les había cogido un asco muy grande). Ahora he retomado el ejercicio y vuelto con ellas, y las tomo unas tres veces por semana, siempre después de haber hecho ejercicio. No me hacen daño ninguno, y cuando las tomaba estaba muy bien en el plano físico, así que de momento pienso seguir con ellas.

Hay que recordar que los batidos de proteína son solamente un suplemento que solamente debe ser consumido en paralelo con una actividad física moderada a intensa y que jamás deben sustituir una alimentación equilibrada. Ante la duda, no recomiendo comenzar a tomarlas sin hablar antes con un médico o preparador físico.

Dónde comprar batidos de proteína

Normalmente los puedes encontrar en cualquier tienda de suplementos deportivos (casi siempre hay una enfrente de todo gimnasio). También los he visto en Decathlon.

Online, recomiendo los siguientes sitios (he comprado en todos ellos, y los puedo recomendar):


¿Te ha gustado este post? Compártelo y haz difusión:

AddThis