lunes, 9 de junio de 2014

La revolución de las copas menstruales: ventajas


Llevo varios meses siendo usuaria de copas menstruales, alentada por varias amigas que ya las habían probado y estaban muy contentas, y creo que es una de las mejores decisiones que he tomado, realmente te cambia la vida en algunos aspectos en los que antes la regla te ponía impedimentos. Todas sabemos que muchas veces es un engorro: te duele, tienes que ir al baño cada X horas, vives con el miedo de tener una fuga y mancharte la ropa, tienes que llevar el bolso cargado de compresas, tampones, salvaslips, etc.
Hasta hace poco usaba una que compré por Internet, pero hace unas semanas me ofrecieron una  en www.copasmenstruales.com y pude probar una Ladycup:


Estoy muy contenta con la copa y con la rapidez del envío por parte de la tienda, pero antes de publicar la reseña, para que no salga un post excesivamente largo, os paso a enumerar la lista de ventajas  (y las pocas desventajas) del uso de las copas menstruales:

Ventajas: 

-Es ecológica: todos los años arrojamos al medio ambiente toneladas y toneladas de celulosa en forma de pañales, compresas y tampones. Con el uso de las copas, dejamos de contaminar el medio ambiente con desechos no biodegradables.

-Es económica: si bien la inversión inicial es bastante más costosa que la de un paquete de compresas o tampones, una copa bien cuidada puede durar varios años, por lo que en unos meses de uso se ha más que amortizado su precio.

-Es cómoda: al igual que con los tampones, si está bien insertada, no se nota nada ni molesta. Como se pueden usar hasta doce horas, puedes dormir con ella sin problemas (a no ser que seas una osa  y vayas a hibernar, además, tampoco creo que las vendan en talla oso).

-Tiene mucha más capacidad que un tampón o una compresa. Una copa de talla grande tiene la capacidad (aproximadamente) de tres tampones super, con lo cual ganas tiempo al no tener que ir al baño tantas veces para cambiarte.

-Es discreta: aunque te desnudes completamente nadie sabrá jamás que tienes la regla, ningún hilito te delatará ni se escurrirá de tu bañador, bikini, etc. Esto es genial para las personas que, como yo, vamos al gimnasio casi todos los días y nos cambiamos en vestuarios con otras personas.

-Son ideales para las deportistas. Con las copas menstruales puedes hacer todo tipo de deportes: correr, nadar, etc., cómodamente y sin impedimentos de ningún tipo. Yo las he llevado en clase de natación sin ningún problema.

-Es respetuosa con tu cuerpo: las copas menstruales están fabricadas en silicona de uso médico, hipoalergénica, no provoca irritaciones, ni deja fibras en el cuerpo, ni reseca la pared vaginal (ya que no absorbe, sino que recoge). Por este mismo motivo, puedes ponértela incluso antes de que te venga la regla para evitar tener que estar pendiente y evitarte sorpresas y sustos, y podrás usarla hasta el último día. Algunas mujeres las usan incluso para el exceso de flujo vaginal.

-Es práctica: es fácil de llevar dentro de su bolsita, y ya no necesitarás ir cargada con tampones, salvaslips y compresas.

-Es higiénica: las copas menstruales, cuando se insertan bien, hacen un poco de vacío, por lo que al no entrar los fluidos en contacto con el aire, no hay olores indiscretos ni pueden proliferar las bacterias con la misma facilidad que con las compresas o tampones.

Desventajas:

-Aprender a insertarla y quitártela: lo mismo que la primera vez que usamos un tampón, cuesta bastante pillarles el truco, pero hay que practicar y estar lo más relajada posible, y veréis que no es para tanto.

-El desembolso inicial, aunque como ya expliqué antes, se amortizan pronto.

-Si no te lo colocas bien, puede haber fugas.

-Cuidados: para que la copa dure y para evitar el riesgo de infecciones, hay que esterilizarla antes de usarla por primera vez y al final de cada uso (habiéndola lavado previamente con un jabón neutro) y guardarla siempre en una bolsita de material transpirable para que la copa permanezca seca y evitar que salga algún tipo de moho por la humedad.

-Escrúpulos: a algunas les puede dar escrúpulos la visión de su propia sangre y el tener que vaciar la copa. Soy de la opinión de que los fluidos de una misma, sean del tipo que sean, no tienen por qué darnos asco, pero al mismo tiempo entiendo  y respeto que haya personas a las que no les haga demasiada gracia.

Como podéis ver, la lista de ventajas de las copas menstruales supera largamente a la de desventajas. Es un método ecológico, cómodo y confortable (más que los tampones, os lo aseguro), así que no puedo parar de recomendarla a quien tenga curiosidad por probarlas. Seguro que no volverás a los tampones y las compresas.

Y si después de leer este post te animas a probar con las copas menstruales, te invito a visitar www.copasmenstruales.com a través de este banner mediante el cual tendrás un 10% de descuento sólo por venir de parte del blog:


En el próximo post os hablaré de manera más detallada de mi experiencia con la Ladycup

¿Te ha gustado este post? Compártelo y haz difusión:

AddThis