martes, 13 de marzo de 2018

Receta: panecillos de espelta y yogur


Sígueme en Instagram y Facebook y no te pierdas ninguna de mis publicaciones y novedades.

Como comenté en la publicación son los panes más fáciles de hacer, no necesitan leudado y en una hora los tienes hechos y calentitos. Se hacen tan rápido que los puedes preparar para las visitas y sorprenderles con pan recién hecho y calentito. Están deliciosos recién salidos del horno y también abiertos por la mitad y tostados (en esta foto tosté uno, le puse mantequilla y lo rellené con jamón y queso. Una delicia)


Detalle de la miga

Además, están hechos con harina integral de espelta o escanda, una variedad antigua de trigo que es rica en minerales y vitaminas, además de contener mucha fibra. La harina de espelta la compro en Mercadona a muy buen precio (no recuerdo cuánto, pero no es cara).


El otro ingrediente de este pan es el yogur griego. Sí, yogur, así como lo estáis leyendo. También lo he comprado en Mercadona, pero vale cualquier otro que no contenga azúcar. No he probado a hacerlo con yogur natural, así que no os puedo decir si saldría igual.


Sin más dilación, allá va la receta:

Ingredientes 

Para 4 panecillos

  • Dos tazas y media (aprox.) de harina de espelta integral
  • Una taza de yogur griego (o dos yogures de 125 gr)
  • Una cucharada de levadura química (Royal)
  • Una cucharadita de sal
  • Semillas (lino, chía, sésamo, etc.)

Preparación

Precalentar el horno a 200º, arriba y abajo. Mezcla la harina con la sal y la levadura química en un bol. Añadir el yogur y amasar. Tiene que quedar una masa flexible, pero que no se pegue a las manos, así que de ser necesario se puede añadir más harina.

Moldear 4 panecillos y colocarlos sobre una placa de horno cubierta con papel de horno. Si quieres puedes pintarlos con agua o huevo batido y espolvorearlos con semillas al gusto. Yo usé una mezcla de semillas de chía y lino.

Bajar la temperatura del horno a 180º y meter los panes. Hornear durante aproximadamente 30 minutos, hasta que estén dorados por arriba y abajo (dependerá del horno).

Sacar del horno y disfrutar. Aconsejo comérselos recién hechos con un poco de mantequilla, están de muerte.


AddThis