martes, 20 de febrero de 2018

Manteca corporal casera "After Eight" de menta y cacao



Sígueme en Instagram y Facebook y no te pierdas ninguna de mis publicaciones y novedades.
 


En mi última visita a Barcelona, pasé por Arké a por más insumos y me hice con una botellita de aceite esencial de menta y un paquete de manteca de cacao virgen, que tenían de oferta (también cometí una cagada comprando un aceite esencial que no era: hoja de cilantro en vez de semilla, que era lo que buscaba, pero eso es otra historia que no viene a cuento ahora.)


Tanto el ae de menta como la manteca de cacao tienen un olor divino. 


Esta última en concreto es virgen y sin desodorizar, y el aroma a chocolate que desprende es de otro mundo, de hecho, se la di a oler a mi padre y no pudo evitar probar un trocito. Yo también lo hice, y la verdad es que no sabe a nada, está sin procesar ni endulzar. A lo mejor busco alguna receta en Internet y trataré de hacer unos bombones con ella, a ver qué tal se me da. Ah, claro que se puede comer, es manteca de cacao pura sin ningún tipo de aditivo más. Hay quien compra la manteca de cacao desodorizada para que su olor no interfiera en el del producto final, pero yo desde luego ni loca renunciaría a este olor tan rico.


La cuestión es que, dándole vueltas al tema, pensé que podría crear un producto que aunara estos dos aromas: chocolate y menta, y como estamos en invierno y últimamente tengo la piel más seca que el lagarto Juancho, pensé ¿por qué no hacer una manteca corporal con olor a las After Eight, esas famosas chocolatinas inglesas que saben como si estuvieran rellenas de pasta de dientes?


El lagarto Juancho es este, mirad qué cara de buena gente tiene.

Como ya comenté en otras ocasiones, el gran problema de las lociones hidratantes del mercado es que no podemos controlar los ingredientes ni su origen, te las anuncian como enriquecidas con aceite de argán, manteca de karité, etc., y la realidad es que les meten un montón de aceite mineral y luego una cantidad ridícula de aceites y mantecas naturales. Así, el producto les sale rentable y económicamente viable, pero perdiéndonos todas las buenas propiedades para nuestra piel.

Por eso, lo mejor es hacernos nuestras propias cremas en casa y decidiendo nosotros desde un principio qué ingredientes usar, pudiendo usarlos bio, vírgenes, etc.

Esta manteca contiene cómo únicas grasas aceite de coco y mantecas de cacao y karité, muy nutritivas e hidratantes. También podría haber usado algún otro aceite, pero la textura final me encanta porque resulta muy emoliente e hidratante sin resultar demasiado grasa.

El ácido esteárico espesa la composición, facilita le emulsión y le da cuerpo. Que no os asuste el nombre del producto, se trata de un ácido graso derivado de la hidrogenación de grasas vegetales o animales, y es bastante barato. No es imprescindible en la composición, pero "hace bonito".

La cera emulsionante, imprescindible si queremos hacer una crema. Normalmente para el cuerpo uso la cera lanette, pero esta vez usé Olivem 1000, porque lo compré para hacer cremas faciales pero no me gusta porque las noto un poco filmógenas y como que me sofocan la piel, así que para el cuerpo mejor, además se absorbe rápido y no deja sensación grasa. No vale la cera de abejas para este propósito. 

Alcohol cetílico, su nombre engaña porque no es un alcohol tal y como lo entendemos los que no estamos muy puestos en química, es un alcohol graso derivado también de aceites vegetales. Es un excelente emoliente en productos cutáneos y capilares, y hace que las cremas sean más suaves y fáciles de extender. Pero tampoco es un ingrediente imprescindible, además hay que tener cuidado porque las personas que sufren de eczema pueden ser sensibles a este ingrediente.

El conservante ya lo he dicho por activa y por pasiva: es imprescindible para garantizar que el producto se conserve bien y no se contamine con mohos y esporas. Yo uso Cosgard/Geogard, una combinación de alcohol bencílico y ácido dehidroacético, aprobada por EcoCert y no testada en animales.

Agua destilada siempre. Glicerina como humectante, prescindible pero muy recomendable.

Aparte del aceite esencial de menta, he tenido a bien añadir unas gotitas de fragancia cosmética de vainilla para potenciar el aroma dulce del cacao, que se había diluido un poco entre el resto de ingredientes. La menta aconsejo echar muy poquita, comenzar por un gotita y luego ir viendo, ya que es muy potente, además al ser un aceite esencial, tenemos que tener cuidado con la dosificación, ya que puede ser irritante, por muy natural que sea.

Si tuviera que comercializar este producto con su etiqueta legal, el INCI sería el siguiente (por orden de % en la composición, de mayor a menor):
AQUA, COCOS NUCIFERA (COCONUT) OIL, CETEARYL OLIVATE, SORBITAN OLIVATE, THEOBROMA CACAO (COCOA) SEED BUTTER, BUTYROSPERMUM PARKII (SHEA BUTTER), STEARIC ACID, CETYL ALCOHOL, GLYCERIN, BENZYL ALCOHOL, DEHYDROACETIC ACID, MENTHA PIPERITA (PEPPERMINT) OIL, PARFUM.
Los dos productos marcados en negrita son el Olivem 1000 y el conservante, son los únicos componentes “raros” de la lista, aunque ambos son ECO-CERT y usados en cosmética natural.

Ingredientes de la manteca corporal


FASE OLEOSA
7,0%      Cera emulsionante 
2,0%      Ácido esteárico
2,0%      Cetyl alcohol
5,0%      Manteca de cacao
5,0%      Manteca de karité
10,0%    Aceite de coco

FASE ACUOSA
66,3%    Agua
2,0%      Glicerina

FASE DE ENFRIAMIENTO
0,7%      Conservante
              Aceite esencial de menta y fragancia cosmética de vainilla (apenas unas gotas al gusto)


El porcentaje equivale a gramos si queremos fabricar 100 gr de producto, que fue lo que hice esta vez, ya que quería probar la fórmula antes de hacer más cantidad. El procedimiento es similar al que explico en este vídeo (obviamente con ingredientes diferentes):



Resumen:
  • Desinfectar con alcohol todos los instrumentos y recipientes que vayamos a usar (envases, vasos medidores, espátulas, termómetro, etc.)
  • Calentar la fase acuosa y la oleosa en baño maría en recipientes separados, hasta que la fase oleosa esté completamente derretida y ambas fases haya alcanzado unos 70º de temperatura. 
  • Verter la fase acuosa sobre la oleosa y batir hasta formar una emulsión. 
  • Cuando ésta se haya enfriado, añadir el aroma y el conservante, mezclando bien.
  • Envasar y dejar enfriar completamente antes de poner la tapa, para evitar condensación.
  • La manteca alcanza su textura definitiva a las 24h de hacerla.
  • Probarla siempre antes en una zona pequeña para disminuir el riesgo de alergia.
El pH ya es el adecuado, no es necesario regularlo.

Mi experiencia con la manteca corporal


Me encanta cómo ha salido esta manteca. Pensé que sería más grasienta pero me sorprende lo ligera que es, a pesar de su textura. Tanto el aceite de coco como las mantecas de cacao y karité, se absorben fácilmente.

Ignorad el estado de mis uñas, por favor

Se absorbe muy rápido, pero deja la piel muy humectada. Por este mismo motivo, es excelente como crema de manos. Lo probé en las piernas y la hidratación es duradera, aguanta de un día a otro, adiós piel de cocodrilo. Por no hablar del olor. Achocolatado, dulce y con el punto mentolado de la menta. Te convertirás en una chocolatina con menta andante.

Dónde comprar los ingredientes y el instrumental.

En mi lista de Tiendas online, hay un apartado de Ingredientes para cosmética casera y jabonería. De todas esas, las tiendas online donde más compro son Gran Velada, Cosmética Natural Casera, Jabonarium y Factoría Natura. También cuando estoy en Barcelona, suelo ir a Arké, en calle Valencia 445, cerca de Sagrada Familia.

La báscula de precisión y la mini batidora son de Amazon ambas:



¿Qué os ha parecido, os animáis a crear vuestra propia cosmética natural?

NOTAS IMPORTANTES SOBRE LA FABRICACIÓN DE COSMÉTICA CASERA:
La higiene es muy importante y es primordial que tanto las superficies como los utensilios o recipientes que se vayan a usar al fabricar cosmética casera estén limpios y desinfectados. Puedes hacerlo bañando/pulverizando con alcohol de 96º. Asimismo, las manos tienen que estar bien lavadas antes de comenzar la preparación.
El uso del conservante es esencial. Sin él, el producto se echará a perder en pocos días y se contaminará fácilmente, pudiendo provocar problemas de salud.
Si observas algún cambio en la textura, olor y color de un producto cosmético casero, deséchalo.
Antes de usar un producto fabricado en casa se debe realizar una prueba de alergias aplicando una pequeña cantidad de producto en la cara interna del codo y esperando 24-48 horas por si hubiera alguna reacción.
La autora de este blog no se responsabiliza por los posibles daños o consecuencias causados o sufridos por el uso o fabricación de las recetas aquí publicadas. 

¿Te ha gustado este post? Compártelo y haz difusión:

AddThis