viernes, 9 de junio de 2017

Cosmética hecha en casa: bálsamo hidratante para las cutículas


 El otro día vi en La Choza de Bambú (blog que recomiendo para quien le guste la cosmética casera) una receta de bálsamo para las cutículas y pensé "esto me hace falta". Tengo las cutículas siempre secas y llenas de pellejitos. Entre mi mala costumbre de morderme las pielecillas y que no suelo usar guantes cuando limpio (me molestan mucho), pues mis cutículas se resienten bastante, así que me lancé a probar la receta. Solamente la modifiqué ligeramente para  simplificarla y adaptarla a los ingredientes que tenía en casa (se me olvidó completamente el aceite de oliva).


Es muy sencilla de hacer, 100% natural y necesitas pocos ingredientes, además de tarritos o recipientes donde echarlo.

Ingredientes necesarios para 10 gr de producto:
Los veganos pueden sustituir la cera de abejas por la de candelilla, pero reduciendo la cantidad ya que ésta es más dura (yo lo bajaría a unos 1,5 gr). Puedes usar otros aceites: oliva, almendra, etc.

Modo de preparación
Llevar los aceites y la cera de abeja al baño maría en un recipiente resistente al calor, removiendo de vez en cuando hasta que la cera se derrita completamente. Remover bien nuevamente y dejar enfriar un par de minutos. Añadir la vitamina E, los aceites esenciales, mezclar bien y envasar.

Con diez gramos me dio para llenar este tarrito y me sobró cantidad para otro más pequeño.
La pegatina de la tapa es de tiendas Tiger

La textura es como la de un bálsamo o vaselina labial, es sólido pero en contacto con el dedo se derrite ligeramente y da un producto cremoso.

Normalmente, cuando más me echo crema de manos es cuando estoy en el trabajo. Y después de ésta suelo aplicarme un poco de Huile Divine de Caudalie en las cutículas (de un frasquito de muestra que me regalaron hace tiempo), pero el producto se absorbe demasiado rápido y no resulta suficientemente hidratante, por eso este bálsamo me va de perlas. Cunde mucho, y deja las cutículas protegidas e hidratadas durante horas. Además al ser un formato semisólido, te puedes llevar el tarrito en el bolso y aplicártelo en cualquier lugar y a cualquier hora.

Repetiré, aunque creo que el tarrito me va a durar lustros. También hace un excelente regalo para tus amigas o invitadas.


¿Te ha gustado este post? Compártelo y haz difusión:

AddThis