martes, 13 de junio de 2017

Cómo retirar el esmalte semipermanente en casa

¡Hola!

¿Recordáis que hace unos meses os hablé sobre el esmalte semipermanente Pink Gellac?
Resumiendo: se trata de un esmalte que se aplica y se cura bajo una lámpara especial (UVA o LED) y te aguanta hasta quince días sin desconcharse ni desprenderse.

Pues hoy os voy a enseñar cómo me quito el esmaltado, ya que no se quita con algodón y acetona como los esmaltes ordinarios.
En el kit te vienen una especie de sobres para retirar el esmalte:



Se trata de unos sobrecitos que abres por un lado, introduces la uña dentro (después de haber retirado la capa de brillo con una lima) y en 10 minutos teóricamente el esmalte está ablandado y lo puedes retirar con un palito de naranjo. Los probé y no me funcionaron. Encontré que la toallita que viene dentro contiene muy poco líquido y no ablanda el esmalte lo suficiente.

Así que cada vez que me lo quito, lo hago como he hecho siempre. Este es el material que necesitas:


  • Papel de aluminio
  • Discos de algodón
  • Tijeras
  • Lima
  • Quitaesmalte CON acetona 
Es muy importante que el quitaesmalte contenga acetona, si no no funcionará.
Cortamos el papel de aluminio en cuadrados grandes y los discos de algodón en cuartos.
Ahora pasamos a las uñas y limamos la superficie hasta eliminar la capa de brillo:

Cogemos un trozo de algodón, lo empapamos en el quitaesmalte, lo colocamos sobre la uña y envolvemos con papel de aluminio, sellando bien:
Repetimos con todos los dedos:
Mi casa, teléfono
Ahora tenemos que esperar unos 10-15 minutos. Pasado ese tiempo, quitamos el aluminio de uno de los dedos y vemos que el esmalte está ablandado:
Ahora podemos retirar el esmalte con un palito de naranjo.


Las uñas se ven un poco repeladas y secas, pero puliéndolas ligeramente con una lima especial e hidratándolas muy bien, recuperan su aspecto normal:
Es muy importante hidratar bien las cutículas ya que la acetona las reseca mucho. Yo estoy usando el bálsamo para cutículas del que os hablé hace unos días y me va genial.
Y ahora puedes volver a pintártelas o dejarlas "descansar". Aunque no recomiendo pintártelas con esmalte semipermanente más de dos veces seguidas, lo cierto es que no he notado que mis uñas estén dañadas ni debilitadas.

¡Espero que os haya servido el consejo de hoy!

¿Te ha gustado este post? Compártelo y haz difusión:

AddThis