martes, 30 de diciembre de 2014

DIY: teje una bufanda infinita en 30 minutos

Hola a todos

Hace unas semanas compartí en mi página de Facebook este vídeo que me llamó mucho la atención:


Una bufanda abrigada, a la moda y que puedes tejer con tus propias manos en menos de una hora, sin necesidad de agujas (a mí se me da fatal tejer). Desde que lo vi me metí en la cabeza que tenía que hacerme esta bufanda fuera como fuera, y al final lo he conseguido tras algún intento fallido:



Me encanta, ¡es súper calentita! Al principio parece un poco complicado (sobre todo los puntos del principio y los del cierre) pero cuando le pillas el truco es muy fácil, y puedes hacerlo incluso mientras ves la TV.



Llevo ya cuatro hechas (incluyendo una primera que fue un fracaso) y con la experiencia voy cogiéndole el truco. Ahora os daré, según mi experiencia personal, algunos consejos a la hora de hacer esta bufanda:

  • No tardo 30 minutos como dice el vídeo, sino cerca de una hora, pero habría que tener en cuenta que 1) soy una novata y 2) me paro mucho a mitad de bufanda para mirar el móvil o prestar más atención a  la TV. Imagino que con el tiempo iré cogiendo más velocidad.
  • Antes de comenzar, arremángate y quítate relojes y pulseras que puedan estorbar.
  • No vale cualquier tipo de lana. Este tipo de bufanda, al ser tejida con las manos, queda con puntos muy flojos, por lo que es importante que uses la lana más gruesa que encuentres, para que quede mullida. Si usas lana normal corres el riesgo de acabar con algo más parecido a esto (y creo que no estamos buscando hacer una red de pescar...) Además, necesitarás dos ovillos. Yo cometí el error de no leerme bien las instrucciones y me compré un solo ovillo de lana normal que he tenido que aprovechar de otra manera. Yo he usado esta de tipo chenille, que es gruesa y muy calentita (me han costado dos euros cada ovillo en un bazar chino):


    Controlad la longitud de cada ovillo, necesitaréis que tengan aproximadamente unos 50 m cada uno (es decir, un total de 100 m por bufanda)

  • No lo intentéis con trapillo, aunque tenga el grosor perfecto. Yo lo hice, y me quedó la bufanda perfecta, pero quedó tan pesada que cuando me la ponía os juro que me dolían las cervicales.
  • Cuando comencéis a tejer prestad atención y id agarrando los hilos que salen de los ovillos, no lo que cuelgan al principio de la bufanda. Yo me confundí y tuve que deshacer la primera fila y recomenzar.
  • No te distraigas a media hilera, es decir, con puntos en una mano y en otra, porque es fácil olvidarte de qué mano estabas enhebrando y liarla. Si quieres hacer una pausa, espera a que ya hayas pasado todos los puntos a un brazo.
  • Como ya comenté, los puntos de esta bufanda quedan bastante flojos. A medida que vayas tejiendo intenta ir apretando para que queden más prietos, pero sin exagerar porque luego te será imposible pasarte los bucles de lana por las manos. Tienes que encontrar el equilibrio entre un punto y otro.
  • Cuando estés acercándote al final de los ovillos, controla para no pasarte. Yo me di cuenta cuando ya quedaba muy poca lana y no tuve suficiente para cerrar los puntos, así que tuve que hacer un "apaño"un poco chapucero. Ciérralos ya cuando quede el equivalente de dos veces y media la anchura de la bufanda.
De momento he hecho una bufanda para mí y alguna para parientes, pero tengo ya varias amigas en lista de espera para que les haga una :-) . Y vosotras, ¿os animáis a probarla? ¡Veréis que le cogeréis el vicio!

¿Te ha gustado este post? Compártelo y haz difusión:

AddThis