sábado, 6 de diciembre de 2014

Brownie (o mugcake) de Nutella instantáneo y en el microondas


Como podéis ver, últimamente estoy diversificando el blog y saliéndome un poco de los temas que normalmente suelo tratar. Esta vez he querido compartir con vosotras una receta que publiqué en mi otro blog de cocina (blog que por cierto tengo abandonadísimo) y que tiene mucho éxito entre la gente a la que se la he enseñado. Se trata de un brownie instantáneo que se prepara en una taza y tienes listo en menos de cinco minutos. Este tipo de postres se han popularizado mucho últimamente y se denominan mug cakes (bizcochos a la taza). ¿Quieres saber cómo se hace? Aquí tienes la receta (extraída de este post de mi blog de recetas, La Maestra Cocinillas):

Ingredientes (para dos personas de apetito normal o para un único zampabollos):
- 3 cucharadas soperas de Nutella (o 4 si prefieres un bizcocho tipo brownie)
- 1 1/2 cucharada sopera de harina (sólo una si prefieres una textura más húmeda)
- 1 huevo batido
- Una pizca de sal
- Media cucharadita de levadura
- Esencia de vainilla (opcional)
- Chips de chocolate, nueces, etc (si se desea)
Calorías: muchísimas, mejor no contarlas

Si hace hace falta recalentar la Nutella en la taza unos segundos  para que se quede más líquida. Echar la harina, la sal, la levadura, el huevo batido y la esencia de vainilla y mezclar muy bien, hasta que quede una mezcla homogénea y no queden grumos de harina (hay que raspar el fondo y las paredes de la taza bien para asegurarse) 
Dependiendo del tamaño de la taza podemos cocinar el bizcocho dentro o si no repartir mitad y mitad en dos tazas distintas, lo importante es que la taza sea grande y sobre todo que jamás las llenemos por encima de la mitad, ya que durante la cocción crecen mucho y se salen. Lo ideal es usar tazas grandotas tipo mug (las tacitas para café son demasiado pequeñas) Si se quiere añadir chips de chocolate o nueces, echar la mitad en la taza, mezclar mal y rápido para que no se vayan muy abajo y echar la otra mitad por encima.





Meter en el microondas a máxima potencia durante un minuto. Pasado este tiempo, pinchar el bizcocho con un palillo, si sale seco, ya está, si salen algunas migajas pegajas puedes o bien dejarlo así o meterlo unos 20-30  segundos más hasta que esté a tu gusto.

Aunque he puesto cantidades concretas, esta es una receta muy flexible que se puede tunear a tu gusto. Siguiendo las proporciones que acabo de indicar tendrás un bizcocho con una masa seca y consistente:
Bonito pijama...

Sin embargo, otra vez probé poniendo más Nutella que harina y utilizando sólo mitad del huevo, y obtuve algo bastante más parecido a un brownie, con una textura más húmeda y esponjosa:



Se puede comer directamente de la taza o si se desea desmoldar sobre un plato y acompañar con helado de vainilla, topping de chocolate o lo que os venga en gana. Otro punto muy importante es que este bizcocho hay que comerlo de inmediato,  ya que al estar hecho en el microondas se quedará como una piedra en cuanto se enfríe (eso sí, dejadlo enfriar lo suficiente y no os queméis la lengua como una servidora).
¿Te ha gustado este post? Compártelo y haz difusión:

AddThis