sábado, 15 de noviembre de 2014

Espejo Stave de Ikea: un espejo-joyero muy funcional

Espejo Stave de Ikea
 Hace unos meses me mudé y tuve que comprar algunas piezas de mobiliario que me hacían falta. Uno de ellos fue este espejo de Ikea, el modelo Stave. Me costó 19,99€, una ganga (aunque unos amigos míos fueron varias semanas después y lo encontraron rebajado por 15€)


Se puede colgar de dos maneras, de los herrajes de la parte superior o de las bisagras laterales, lo cual te permite poder abrir y cerrar el espejo como si de una puerta de tratara y aprovechar el espacio posterior.

Y esto es lo que he hecho yo, transformando el espejo en un práctico joyero. Hay quien prefiere usar el espejo solamente como "tapa" y colgar las cosas directamente de la pared, como se puede ver aquí. Yo he preferido colgarlas en la parte posterior del espejo.



En la parte posterior cuenta con unas barras metálicas de las cuales puedes colgar pendientes o collares (sin embargo el de mis amigos contaba con unas tiras metálicas en vez de las barras, por eso recomiendo echarle un vistazo antes de comprarlo).


Para aumentar el espacio de almacenamiento, le pegué detrás unos ganchos adhesivos de la marca Command (sobre unos 4,50€ el paquete de 20) donde cuelgo los pendientes y pulseras.



Cada vez que tengo visitas en casa y les enseño lo que hay detrás del espejo se queda boquiabiertos. ¡A eso se le llama aprovechar el espacio! Y si no quieres usarlo como joyero también puedes guardar otras cosas detrás, corbatas, pañuelos de tela, las llaves, etc. Las posibilidades son infinitas.

¡Muy buena idea, señores de Ikea!

¿Te ha gustado este post? Compártelo y haz difusión:

AddThis