domingo, 16 de febrero de 2014

DIY belleza: peeling casero de frutas para una piel como nueva


Hola chicas, he vuelto!!!!

Tras un mes infernal gracias a las prácticas y más prácticas del curso que estaba haciendo por fin regreso al blog, que ya tenía "mono". Con el curso terminado y un nuevo empleo con mejor horario tendré más tiempo para dedicarle a mis posts.

Esta vez quería compartir con vosotras una receta que vi por ahí (ahora mismo no recuerdo dónde) y cuyos resultados me han impresionado bastante.  Se trata de un peeling casero a base de frutas que exfolia e ilumina la piel, seca granitos e imperfecciones y reduce manchas. Y además es súper barato de hacer, ¿qué más necesitamos?


Primero antes que nada, incluir un poco de información científica sobre la acción de este tipo de tratamientos:
Muchas frutas contienen unas enzimas especiales llamadas proteasas o peptidasas. La función de estas enzimas es romper los enlaces peptídicos de las proteínas. ¿Y qué significa esto en cristiano? Así mal resumido quiere decir que disuelven las proteínas. Y por proteínas lo mismo podemos estar refiriéndonos a los alimentos que comemos o al estrato córneo de nuestra piel (compuesto de queratina, que es una proteína). Esa es una de las razones por las cuales se suelen usar frutas como la piña y el kiwi para macerar carnes y dejarlas más blandas, o para ayudar a hacer la digestión si las consumimos como postre. Es más, ¿nunca habéis notado escozor en la boca al comer piña o kiwi? Pues es precisamente por la acción de las proteasas al "atacar" la superficie de nuestra cavidad bucal, especialmente si el fruto no está muy maduro.

Según la fruta, estas enzimas reciben diferentes nombres: actinidina para el kiwi, bromelina para la piña, papaína para la papaya, etc. Aparte de las que he mencionado, otras frutas y hortalizas ricas en proteasas son los higos, mangos, calabaza, fresas, tomates, etc.

La acción queratolítica de estas enzimas se puede aprovechar haciendo una mascarilla que disolverá las células muertas de nuestra piel, creando una acción exfoliante, favoreciendo la aparición de una piel "nueva" y más luminosa y secando imperfecciones como granitos y espinillas.

  • No aplicar en la zona periocular (alrededor de los ojos) ni por las fosas nasales.
  • No aplicar si tienes la piel irritada o con lesiones
  • Si tienes la piel sensible, haz primero un pequeño test de sensibilidad probándolo en la zona detrás de la oreja y esperando unas 24h-48h para ver cómo reacciona tu piel. Que un producto sea natural no quiere decir que no pueda provocar una reacción alérgica.
  • Jamás te hagas mascarillas con una fruta a la que seas alérgica/o, por razones más que obvias.
  • Dejar actuar de 15 a 20 minutos según lo resistente que sea tu piel (nunca más de media hora). En caso de duda comenzar con unos 10 minutos y en sucesivas aplicaciones ir alargando el tiempo de aplicación.
  • Este peeling debe, a lo sumo, picar un poquito por la acción de los ácidos y las proteasas, pero jamás debe escocer. Si se diera el caso, podría tratarse de una reacción alérgica o de intolerancia, por lo tanto retíralo inmediatamente con agua tibia.
  • Si es posible, aplicarse la mascarilla por la noche, así evitaremos una exposición solar en las horas siguientes a su aplicación.
  • Usar siempre protección solar después de hacerte este tipo de tratamientos, ya que los ácidos sensibilizan un poco la piel y esto puede provocar una hiperpigmentación (manchas), justo lo contrario que deseamos. 
  • No utilices fruta que aún esté verde (sobre todo en el caso de la piña y el kiwi) ya que los ácidos de la fruta sin madurar pueden ser altamente irritantes
  • No olvides hidratar muy bien la piel después de retirar la mascarilla
 

  • Triturar la fruta con una batidora para que no queden grumos (añadir un poco de agua para licuarlo bien).
  • Aplicar por todo el rostro y cuello (el cuello, no olvidemos el cuello!) con ayuda de una brochita, evitando la zona del contorno de ojos y de la boca. Yo he empleado una brochita en forma de abanico (la que se ve en la primera foto) que va de perlas.
  • Dejar actuar el tiempo recomendado de 15-20 minutos. 
  • Aclarar muy bien, secar la piel y aplicar una hidratante.
Usar un kiwi pequeño / un trozo pequeño de piña/ tres  o cuatro fresas/ etc., la cantidad suficiente para una aplicación. Como todo es comestible y estamos en crisis, separa sólo una cucharada de producto y el resto cómetelo o mézclalo con un zumo, que no están los tiempos para desperdiciar comida (yo mezclé el resto del puré de kiwi con un zumo de naranja natural y me salió un zumo delicioso).

La primera vez que probé esta mascarilla no me lo podía creer. Tenía la piel súper suave y súper lisa, más luminosa, etc., como cuando te haces un peeling con ácido glicólico en la esteticién (pero mucho más barato). Lo más increíble es que la línea de expresión perpetua que tengo en la frente (consecuencia de mi mal vicio de alzar las cejas constantemente) desapareció, tenía la piel de la frente tersa y lisa como si me hubiera aplicado algún tratamiento tensor (aunque reapareció a las horas, pero menos marcada). Desde entonces me hago esta mascarilla una vez por semana y noto los resultados en mi piel: la tengo más luminosa, más lisa, con menos marquitas.

No puedo dejar de recomendar este peeling casero, especialmente si tenéis la piel oleosa y problemática como yo. Si tenéis la piel seca y/o sensible talvez os pueda ir bien, pero creo que puede ser un poco más agresivo con vuestro tipo de piel, especialmente si ya habéis tenido alguna reacción negativa a tratamientos con ácidos. En vuestro caso en vez de usar frutas ácidas como la piña y el kiwi podéis optar por otras más suaves como la papaya, o por hortalizas como la calabaza. De hecho he probado a hacerme la mascarilla con calabaza y fresa y apenas noté resultados porque era demasiado floja para mi tipo de piel; tengo la suerte de que mi cara aguanta bastante bien los tratamientos a base de ácidos, he llegado a  aplicarme tratamientos con ácido glicólico al 20% y no sentir ninguna reacción más allá de un leve enrojecimiento.

Animaos a probarlo, no cuesta nada, y me contáis qué tal os ha ido.



¿Te ha gustado este post? Compártelo y haz difusión:

AddThis