domingo, 1 de abril de 2012

Reseña: máscara Great Lash de Maybelline, de lo peorcito

Hola a todas

Últimamente me he vuelto muy aficionada a Maybelline, tienen precios interesantes, productos de calidad aceptable y orientados a públicos de todas las etnias y tonalidades, no en vano la base de maquillaje que uso actualmente es de esta marca, y es una de las pocas que ofrece cierta variedad en la gama de tonos.

Debo reconocer que hacía mucho tiempo que le tenía ganas a la máscara Great Lash. Había oído hablar bastante bien de ella, especialmente en blogs extranjeros. He aquí la información de la página Web de Maybelline:


Por eso cuando la vi en un hipermercado a un precio económico (unos 5 euros con algo, casi 6) me dije que por qué no. Se me estaba acabando la mía de Yves Rocher, que me iba bastante bien, y me decidí a probarla.


El tubo tiene un colorido packaging muy característico: tapón verde y cuerpo rosa. Lo primero que llama la atención es lo rudimentario que es el cepillo o goupillon: tiene las cerdas organizadas en forma de espiral y bastante separadas y rígidas, dejando demasiado hueco entre las mismas. La textura no se ve demasiado espesa, tampoco demasiado líquida.


Tal y como me temía el cepillo es un asco para aplicar la máscara: no separa las pestañas ni las cubre uniformemente, con lo que tenemos que dar mil y una pasadas para cubrir todas las pestañas. Y si quiero alcanzar las pestañas de los extremos exteriores, más complicado aún.

Antes que nada tengo que describir mis pestañas: cortas, escasas, rectas y orientadas hacia abajo (justo lo contrario que mi pelo, que es rizado, voluminoso y encrespado). El uso de lentillas y el hecho de tener blefaritis crónica (de ahí mi párpado permanentemente hinchado) tampoco ayudan mucho, se me suelen caer bastante. Mirándome de frente y sin llevar máscara casi parece que no tenga pestañas...Si no uso un rizador no logro que se me vean un poco.

Este es mi ojo derecho sin máscara (como podéis comprobar casi ni se me ven las pestañas)


Este es mi ojo derecho con una capa de Great Lash. Ni fu ni fa...

Este es mi ojo con dos capas de Great Lash
No sólo sigo sin apreciar resultados espectaculares sino que encima se ha empezado a apelmazar en las puntas.

Ahora voy a repetir el proceso usando el rizador de pestañas (esto es al día siguiente, por eso llevo el ojo maquillado):

Pestañas desnudas

Pestañas después de rizarlas (usando rizador de elf)

Pestañas rizadas con una capa de Great Lash (aquí es cuando me quedo sin batería en la cámara y tengo que tirar de móvil...)

Pestañas rizadas con dos capas de Great Lash

No me molesté en tomar otra foto con una tercera capa, total para qué si a la segunda ya se me habían bajado las pestañas a su posición habitual...

Como podéis ver esta máscara no hace gran cosa: no alarga, ni da volumen, ni curva ni siquiera ayudar a fijar la curvatura. Y además tarda en secar. Lo único que hace es teñir las pestañas, en mi opinión.

Por un lado me alegro de que me haya salido barata pero por el otro me da pena por los casi seis euros que me gasté en ella. En cuanto termine esta reseña irá directa al cubo de la basura porque no sirve para nada más que ocuparme espacio en el neceser.

No la recomiendo en absoluto.


Pincha aquí para recibir las actualizaciones del blog por correo electrónico.
Hazte fan:

AddThis