jueves, 26 de noviembre de 2009

Cabello: cuidado con el exceso de proteínas II


Al hilo del post anterior, ahora os indicaré cómo reconocer las proteínas en los productos de cuidado capilar. Hay muchísimos productos en el mercado con proteínas de cualquier tip, así que hay que estar alerta con los ingredientes. Los más comunes son: la queratina, el germen de trigo, la proteína de seda o de huevo y el colágeno.

En la lista de ingredientes suelen figurar de esta manera:
  • Keratin (queratina)
  • Hydrolyzed Collagen Protein (proteína de colágeno hidrolizada)
  • Hydrolyzed Silk Protein (proteína de seda hidrolizada)
  • Hydrolyzed Soy Protein (proteína de soja hidrolizada)
  • Hydrolyzed Wheat Protein (proteína  de trigo hidrolizada)
  • Silk Amino Acids (aminoácidos de seda)
  • Silk Protein (proteína  de seda)
  • Soy Protein (proteína  de soja)
  • Milk Protein (proteína de leche)
  • Hydrolyzed Milk Protein (proteína de leche hidrolizada)
  • Wheat Amino Acids (aminoácidos de trigo)
  • Wheat Protein (proteína de trigo)
  • Arginine (arginina)
Si, como en mi caso, tu cabello repele la proteína, conviene evitar cualquier producto que lleve algunos de estos ingredientes o reducir su uso. Yo recuerdo que desde hace años cada vez que veía en algún producto la mención "germen de trigo" o "proteínas de trigo", automáticamente lo rechazaba, y no sabía por qué, sólo que ese tipo de productos me dejaban el cabello muy duro y áspero. Ahora ya sé que es debido a la proteína.

En este momento llevo un mes sin usar nada de proteína y he notado bastante mejora en mi cabello. Ya no se parte tanto y ha recuperado bastante elasticidad.

Cómo reconocer las proteínas en los productos

Para saber qué productos llevan proteína, sin tener que leerte las etiquetas de cabo a rabo, un truco es fijarse en la descripción del producto. Si menciona en algún momento las palabras proteína, queratina, trigo, seda, aminoácidos o ceramidas, déjalo estar. Otro tipo de productos que suelen estar cargados de proteína son los llamados reparadores, o destinados a cuidar el cabello frágil y quebradizo (y además también suelen contener siliconas) Un ejemplo sería los de la gama Gliss de Schwarzkopf. Tuve que terminar TRES botes de una mascarilla reparadora de esta marca para darme cuenta de que no sólo no me hacía ningún bien sino que además se me seguía rompiendo el pelo como antes o peor.Mi experiencia me ha hecho mostrarme bastante escéptica con este tipo de productos...Ninguno cumple lo que promete (y a mí los productos de Gliss me gustaban bastante...)


Qué hacer si a tu cabello le falta hidratación
El primer paso es eliminar las proteínas o reducir su uso (según el estado de tu cabello).  Y no sólo en productos capilares, sino que olvidéis las mascarillas de huevo en caso de que tengáis costumbre de usarlas, ya que son muy ricas en proteína.
Utilizad una mascarilla muy nutriente y que no contenga siliconas, por supuesto. Yo recomiendo la Re-Nutrición de L'Oréal (ACTUALIZACIÓN: hace poco volví a revisar la lista de ingredientes de esta mascarilla y ahora contiene siliconas, ¡MUY MAL por L'Oréal!):
En este post hay otra lista con más máscarillas de este tipo. Utilizadla cómo muy mínimo una vez por semana, y cuando os sea posible (el domingo o un día que no tengáis nada que hacer) aplicarla sobre el cabello lavado y bien escurrido, cubriros la cabeza con un gorro de ducha o film transparente, envolver con una toalla y dejarlo un mínimo de 30 minutos, como tratamiento de choque (el calor corporal que desprenderá tu cabeza abrirá las cutículas capilares permitiendo que los nutrientes del producto penetren mejor). Otro consejo es coger dos cucharadas de mascarilla (más o menos dependiendo de la cantidad de cabello que tengáis), añadirle una cucharada de miel y otra de aceite de coco u oliva y mezclarlo bien. Tu cabello quedará muy suave, hidratado y con mucho brillo. En el caso de que os lavéis el cabello por separado del cuerpo (yo no soporto hacerlo en la ducha) procurad aclararos el cabello con agua lo más fría posible, para cerrar las cutículas y dar brillo.Y por supuesto no olvidéis usar un buen acondicionador cada vez que os lavéis el cabello, es esencial (y a ser posible sin siliconas, claro está).

Para las que os lavéis el pelo todos los días o lo tengáis rizado, os recomendaría la técnica también del co-washing, que no es más que sustituir el champú por  acondicionador, para limpiar el cabello sin resecarlo con el detergente del cahmpú (y sí, funciona) Ya elaboraré otro post al respecto.

También viene muy bien sellar puntas y medios masajeándolos con unas gotas (no más)  de aceite de oliva o coco tras el lavado. La aplicación de aceites en el cabello húmedo sella el agua en el interior de la fibra capilar impidiendo que se evapore y deje el cabello seco y desprotegido. Las lociones y sprays a base de glicerina también ayudan mucho a mantener el nivel de hidratación.

Por supuesto estos consejos son para personas con el cabello seco y/ estropeado, si lo tenéis graso no lo recomiendo.

Una vez reestablecido el equilibrio, y cuando vuestro cabello recupere el tono, habrá que ir alternando los productos ultra hidratantes con los proteínicos para mantener el estado saludable. Es cuestión de ir viendo qué es lo que le sienta mejor a tu cabello. En mi caso, cuanta menos proteína mejor.

Con todo esto quiero dejar claro que lo que expongo aquí es sólo una información básica. Ni quiero decir que las proteínas sean malas (si habéis leído el post anterior veréis que son necesarias) ni quiero sugerir que dejéis de usarlas, pero creo que conviene tener este tipo de información, por si alguna quiere probar y al final le resulta.

En el siguiente post me detendré a explicar qué debes hacer si lo que le falta a tu cabello es proteína.

AddThis